Óliver Díaz: ‘La música clásica está tratando de acercarse a otras músicas para demostrar que al final la música es sólo una’


Una entrevista de Inma J. Ferrero.

El maestro Óliver Díaz nació en Oviedo. Estudió en los conservatorios de Gijón y Oviedo y fue premiado en varios concursos de piano. Posteriormente estudió en el Conservatorio Peabody en Baltimore.

En 2000 creó el New Millennium Internacional Piano Festival, en colaboración con Julián Martín, y fundó la Orquesta Sinfónica Millennium. Ese mismo año fue el primer músico español seleccionado, admitido y premiado con la Beca Bruno Walter de dirección de orquesta para estudiar en la Juilliard School of Music con Otto-Werner Mueller, Charles Dutoit y Yuri Temirkánov. Se presentó en el Avery Fisher Hall dentro del Focus Festival de Nueva York.

En su doble faceta de director y solista de piano ha ofrecido conciertos en Europa, Estados Unidos e Hispanoamérica. Tiene en su haber más de una docena de grabaciones para varios sellos discográficos. Colabora en la propuesta educativa ‘Música, Maestro’, con conciertos didácticos para niños en edad escolar. Es vicepresidente de la Asociación Española de Directores de Orquesta (AESDO) y miembro del jurado del Concurso Internacional de Canto Ana María Iriarte. Es director titular de la Orquesta Sinfónica Ciudad de Gijón y de la Barbieri Symphony Orchestra. En el Teatro de la Zarzuela ha participado en las producciones de Luisa Fernanda, El gato montés, Marina y Los diamantes de la corona. Desde noviembre de 2015 es director musical del Teatro de la Zarzuela.

  • Quisiera en primer lugar darle las gracias por su amabilidad y por concedernos esta entrevista, a la que damos comienzo preguntándole ¿Se formó en algún instrumento o se lanzó como primera idea sobre la dirección?
  • No, yo comencé como prácticamente la totalidad de los estudiantes de música, con solfeo, y en este caso mi instrumento era el piano, digamos que hice mi carrera, grado medio y superior, me fui a Estados Unidos y de una manera natural me fui inclinando hacia la dirección de orquesta hasta que me especialicé en la dirección.
  • Ha dirigido numerosas orquestas… ¿Nota mucho la diferencia de dirigir unas u otras?
  • Las diferencias entre una orquesta y otra la verdad es que sí se notan mucho, quizá no sea fácil de imaginar, pero la diferencia no sólo es el virtuosismo de sus músicos sino una cosa muy importante, la capacidad de escucharse, es lo que determina muchas veces la calidad de la interpretación, en este sentido cuando uno está dirigiendo y la orquesta empieza a sonar, nota rápidamente si la orquesta se escucha o no.

Leer la entrevista completa en Entreletras.

“Hasta hoy nadie cuestionaba una orquesta sinfónica, pero ahora desde la política en general la cultura está en tela de juicio…”